LA CONSPIRACIÓN DE LOS COMUNES: EL SECRETO MUNICIPALISTA DEL 15M Y PODEMOS

134

 

 

-Prólogo

  

Si bien es indudable que nuestras investigaciones en torno a la compleja realidad que se esconde detrás del 15M y Podemos ( sus vínculos con el “Open Government”, George Soros y la AECID) han sido difundidas y discutidas ampliamente en los foros de Internet y las Redes Sociales a nivel nacional e internacional, también lo es que aún quedaban por resolver algunos puntos oscuros en torno a la verdadera naturaleza y  cometido de este partido cuyas singularidades siguen sorprendiendo a propios y extraños.

En esta ocasión les presentamos un nuevo informe que arroja luz sobre una de las corrientes ideológicas más influyentes -y controvertidas- del partido morado: la formación Izquierda Anticapitalista, así como sobre el verdadero alcance de los diversos proyectos municipalistas que con el tiempo han logrado consolidarse en las ciudades más importantes de nuestro país.

 
 
 
 

Parte I- Viento Sur: Anticapitalistas con mucho sabor a Trotsky

 
 
 

El punto de partida de nuestras pesquisas arrancó espoleado por la curiosa línea editorial de la revista “Viento Sur“, una publicación que desde su página web se define de la siguiente forma:

VIENTO SUR es una revista política con dos formatos, la revista impresa y la web, cada uno con su propio equipo de redacción.
 
Tiene como referencia un marxismo abierto, crítico y autocrítico, que necesita y busca la comunicación y el encuentro con otras corrientes del pensamiento emancipatorio, especialmente aquellas directamente vinculadas con los movimientos sociales.

 

VIENTO SUR está comprometida en la lucha contra el capitalismo y solidaria con todas las personas y organizaciones que participan en ella.

 
En sus páginas se encuentran informes, opiniones y debates de diferentes corrientes de la izquierda alternativa y de los movimientos sociales.”

Lo interesante es que si ingresamos en la página del equipo de redacción y consejo asesor de Viento Sur nos topamos con una serie de personajes bastante ilustres dentro de Podemos: el editor no es otro que Jaime Pastor, mientras que entre quienes conforman el consejo asesor se hallan destacados militantes como Santiago Alba Rico, Íñigo Errejón, Luis Alegre, Miguel Urbán, Esther Vivas o Bibiana Medialdea.

32

De hecho, Viento Sur viene apostando muy fuerte por Podemos, como se evidencia al organizar este acto destinado a debatir sobre “¿Qué Podemos queremos?“:

Pero lo que resulta más inquietante de esta publicación ‘independiente’ es su línea editorial en cuanto a información internacional se refiere.

En el conflicto de Siria, por ejemplo, la tendenciosa posición de Viento Sur queda al descubierto cuando examinamos de qué manera ha informado a sus lectores sobre la reciente liberación (‘caída’ para ellos) de Alepo a manos del yihadismo respaldado por occidente. He aquí sólo algunos ejemplos.

Igual de sorprendente es la posición de Viento Sur con respecto al conflicto de Ucrania, en donde se pide a los lectores de manera insistente que no apoyen bajo ningún concepto ni a la “Imperialista y reaccionaria Rusia” ni al bando Antimaidán, animándoles en su lugar a que busquen una “tercera vía“. En cuanto a la calidad de las argumentaciones que sostienen esta posición, es mejor que juzguen ustedes mismos:

“El perfil mostrado por Milosevic durante su juicio no fue el de un socialista y / o anti-imperialista: su argumento fue que las potencias occidentales que lo atacaron erraron su “verdadero enemigo”: el Islam, que supuestamente era la amenaza real en Bosnia y Kosovo. No había nada de antiimperialista en todo esto. Y en la práctica, no pudimos movilizar (en Francia, en particular) contra la OTAN sin proponer una consigna en tres dimensiones, añadiendo a “ni la OTAN, ni Milosevic” el derecho de los pueblos (de Kosovo) a la autodeterminación.
 
(…)
 
No es útil, de acuerdo con una lógica tan campista analizar concretamente cómo Maidan en 2013/2014 era diferente de movimientos similares de la “revolución naranja”/2: ¿qué ocurrió en esos dos años? Una profunda desilusión popular con los candidatos y los partidos llamados “demócratas” pro-occidentales, tan corruptos como los demás. La tesis campista es que tuvo lugar un “golpe fascista” en Kiev, apoyado por Occidente contra un presidente electo. A esta posición no le interesa la realidad del movimiento social, ni la percepción popular de Yanukovich desde su elección, con el descrédito de un régimen familiar oligárquico basado en el poder personal. Maidan se convirtió en un levantamiento popular masivo, no por cuestiones europeas, sino después de las primeras muertes ocasionadas a los manifestantes en diciembre, y luego de nuevo después de las leyes represivas aprobadas en enero que han extendido a todo el país las reivindicaciones populares contra el régimen. Las milicias de extrema derecha han llegado a ser populares no debido a su programa, sino por su resistencia contra la violencia de las fuerzas de seguridad (Berkouts) que acabó con la legitimidad del presidente, incluso en su propia región de origen. En comparación con las elecciones de la Revolución Naranja en 2005, Maidan fue mucho más “anti-partidos”: Timoshenko y sus partidarios han perdido en gran medida las elecciones en Ucrania de 2014, al igual que todos los demás partidos del parlamento Yanukovich – incluida la derecha radical que en teoría estaba detrás del “golpe fascista” según la propaganda de Putin.”

Siguiendo en esta misma línea, es extremadamente reveladora la posición de Viento Sur ante la ilegalización del Partido Comunista en Ucrania, un hecho al que no sólo se intenta restar importancia, sino que incluso se justifica de la manera más abyecta que uno pueda imaginarse.

“De este modo, los comunistas se asemejaron ideológicamente a otros partidos populistas de derechas europeos. Por ejemplo, sobre la base de sus programas es difícil diferenciar entre el PCU y el Front National francés: nacionalización de industrias estratégicas, refuerzo del papel del Estado en la economía y mejora del bienestar social. Ambos partidos pueden atribuir su éxito a sus políticas identitarias y a su utilización de las fobias conservadoras de sus electorados económicamente vulnerables. Pese a reclamarse heredero de los bolcheviques, el PCU suele ponerse de parte de los poderes establecidos. Dejando de lado el análisis de clase, dice defender los intereses de la “gente” frente a los “oligarcas”, pero combina esta retórica con posiciones socialmente conservadoras (pena de muerte, políticas natalistas y persecución de las personas LGBTI). Al mismo tiempo, el partido también mantiene estrechas relaciones con la iglesia ortodoxa ucraniana (patriarcado de Moscú), y siempre ha insistido en la necesidad de “defender los derechos de la ortodoxia canónica”

Indagando más a fondo, nos enteramos a través de una noticia aparecida en la web de Cuarto Poder que Viento Sur, a la que este medio vincula a la formación Anticapitalistas (antigua Izquierda Anticapitalista o IA), organizó junto a la misteriosa Fundación de los Comunes (de la que hablaremos en profundidad más adelante) la celebración del segundo aniversario de la fundación de Podemos.

06

133

Es interesante que Cuarto Poder mencione esa relación de Viento Sur con Izquierda Anticapitalista, formación que según Vozpópuli “mueve los hilos” en Podemos mientras mantiene una línea ideológica muy próxima al trotskismo.

20

Y no sólo Vozpópuli: el PCPE y otros muchos partidos de izquierda han calificado a IA como “partido trotskista“. Por otro lado, en un artículo publicado en kaosenlared.net fechado en 2014 se informaba de que sus militantes diseñaban una estrategia para hacerse con el control total de Podemos. Más aún, según indicó eldiario.es en enero de 2014, un documento interno que circuló entre los miembros de la cúpula de Izquierda Anticapitalista fue el que prepraró el camino a la irrupción del partido morado:

¡Podemos! Así bautizaba Izquierda Anticapitalista en su boletín interno la “candidatura”, para encabezar “los puntos posibles a desarrollar antes las elecciones europeas, (primer borrador)”. Este primer borrador tiene numerosas semejanzas con el manifiesto publicado días después, el 14 de enero, tal y como estaba previsto en el calendario de fases: incluye frases textuales en la introducción de un decálogo que, punto por punto, es casi literal al del manifiesto.”

descarga 7

Boletín interno de Izquierda Anticapitalista donde se prepara el camino a Podemos, el movimiento encabezado por Pablo Iglesias.

Ahora bien, no hará falta recordar a nuestros lectores las vicisitudes del trotskismo y su incesante labor a lo largo de su historia por sabotear y dirigir en la sombra a los movimientos revolucionarios, siempre en estrecha colaboración con los intereses del Gran Capital, de la CIA y de la OTAN. Para averiguar más en este sentido, les recomendamos leer el magnífico informe de José Javier Egido titulado “Trotsky y la Historia del Trotskismo” (descargar aquí en formato PDF).

Por si fuera poco, en el siguiente video pueden ver al mísmisimo Pablo Iglesias mostrando su apoyo a Izquierda Anticapitalista en las semanas previas a la creación de Podemos:

Esta circunstancia cobra especial relevancia en la posición que Izquierda Anticapitalista ha defendido en los sucesos de la Primavera Árabe (principalmente en Libia y en Siria) y en el conflicto de Ucrania, la cual no difiere en nada de la esgrimida por Viento Sur: si bien sus miembros proclaman no ser partidarios de la intervención de la OTAN, la promueven implícitamente al insistir en la imperiosa necesidad de derribar a los “tiranos” Gaddafi, Assad o Yanúkovich.

Vean si no cómo sus integrantes aseguran que rechazan los bombardeos de la OTAN mientras al mismo tiempo urgen a “derribar a Gadafi cuanto antes“:

En el conflicto de Siria nos encontramos con tres cuartos de lo mismo: en vez de apoyar a una nación salvajemente agredida por el Imperialismo, los trotskistas no dudan en igualar a la víctima con el verdugo:

“Llamamos a los pueblos del Estado español, los mismos que sufren la degradación socioeconómica provocada por las mismas instituciones internacionales que imponen la barbarie en Siria, a participar en las convocatorias en contra de la guerra imperialista.

 

Llamamos también a la solidaridad con el pueblo sirio en su lucha contra la dictadura de al-Assad: a apoyar a quienes defienden una Siria libre, independiente, democrática, que garantice los derechos humanos y sociales fundamentales de toda la población independientemente de su etnia, confesión religiosa o ideología política.

 

Ni la injerencia imperialista, ni la dictadura de al-Assad, ni el salafismo apoyado por Arabia Saudita son una alternativa para el pueblo sirio para vivir en libertad e igualdad. Como propuesta final, apostamos por una geopolítica independiente tanto de dictaduras “regionales” como de las potencias imperialistas: proponemos que el bloque latinoamericano, cuyos procesos democráticos, con todos sus defectos y límites, han inspirado múltiples luchas emancipadoras, lancen una alternativa internacionalista basada en una tregua, seguida de un proceso de mediación, y en el establecimiento de unas garantías mínimas para que los sirios y sirias puedan decidir qué modelo de sociedad quieren.

 

¡NO A LA GUERRA!
¡NO AL ATAQUE DE LA OTAN!
¡ABAJO EL RÉGIMEN DE AL-ASSAD!
¡SOLIDARIDAD CON EL PUEBLO SIRIO!”

El mismo discurso que, no obstante, volvemos a ver en Ucrania, donde Izquierda Anticapitalista ensalza el Euromaidán como una “revolución democrática de las masas ucranianas” frente al “Imperialismo ruso“:

“1. La crisis política en Ucrania comenzó en noviembre de 2013 cuando el presidente Yanukovich, bajo una fuerte presión de Rusia, decidió no firmar el Tratado de Libre Comercio con la UE. El Partido de las Regiones realizó durante algunos meses una campaña oficial en favor de un acuerdo de esta naturaleza. Todo esto se produjo en el contexto de una profunda crisis social y de deuda que situó al país bajo la presión del FMI. La forma en que fue adoptada la decisión, por el poder personal del presidente, aumentó el temor popular de que se estaba fraguando una nueva integración de Ucrania en un gran proyecto regional de Rusia y que podrían aumentar las tendencias represivas oligárquica y presidencial del régimen, evidentes desde 2010. Por lo tanto, dentro de la crisis no había dos bandos bien definidos o programas opuestos entre sí, sino más bien divisiones y vacilaciones de los oligarcas y élites, incluso dentro del Partido de las Regiones. Y -a pesar de las diferencias culturales, sociales y políticas entre las regiones históricas del país- la aparición de las masas como un factor independiente expresa la “indignación” y la desconfianza en los partidos políticos- ya sea a través de la participación directa en el movimientoMaidan (más en el oeste y centro) o a través de la pasividad (dominadora de la parte oriental de habla rusa del país).

 
Una semana de violencia sangrienta impuso la opinión de los manifestantes sobre la salida inmediata del presidenteYanukovich. No ha sido derrocado por un “golpe de Estado”: su creciente impopularidad se convirtió en rechazo absoluto después del horror de unas 80 muertes, víctimas de los disparos con balas de verdad de sus francotiradores a los manifestantes. La vacilación del presidente entre la represión y el diálogo condujo a su profundo aislamiento dentro de su propio bando – el Parlamento votó por su cese, mientras que una parte de la policía y, probablemente del ejército, declaró en Kiev, al igual que en otras regiones, que estaban “en el lado de la gente”, y su huida a Rusia fue detenida en Donetsk, en el corazón mismo de su bastión.
 
(…)
 
Apoyamos el descontento popular y la aspiración a vivir libre y dignamente, en un Estado democrático y a deshacerse de un régimen oligárquico y criminal, expresado en el movimiento llamado Euro Maidan y en todo el país -mientras estamos convencidos de que la UE es incapaz de satisfacer esas aspiraciones, y así lo expresamos-. Apoyamos el derecho del pueblo ucraniano en su conjunto para decidir y controlar los acuerdos internacionales firmados -o para romperlos- en su nombre, ya sea con Rusia o con la UE, con total transparencia sobre sus efectos políticos y socio-económicos.”

Por si fuera poco, un comunicado emitido por Izquierda Anticapitalista en 2014 celebró el 25 aniversario de la caída del Muro de Berlín, calificando a este acontecimiento de “símbolo de la lucha por la democracia“.

Quizá ayude a explicar que Izquierda Anticapitalista mantenga semejante posición, el hecho de que esta organización esté estrechamente ligada a la trotskista “Cuarta Internacional de los Trabajadores“, (UIT-CI) que ha respaldado las revoluciones árabes criminalizando a Gaddafi o Assad; e incluso al presidente ucraniano Yanúkovich, durante el golpe de Estado de Euromaidán al que califican como “el triunfo revolucionario de las masas ucranianas“… todo ello en la línea del guión requerido por la OTAN. Y ni qué decir tiene que, por supuesto, estos trotskistas han pedido a sus seguidores el voto para Podemos.

Por otra parte, hemos visto que la Fundación de los Comunes es otro de los colectivos que más se han comprometidos con Podemos, Viento Sur y Anticapitalistas, por lo que es hora de orientar nuestra atención en este misterioso think tank surgido al calor del 15M.
 
 
 
 
 
-Parte II: Unos patrones muy “comunes”
 
 
 
 
 
Uno de los miembros más destacados de la Fundación de los Comunes es el sociólogo e historiador Emmanuel Rodríguez, quien además trabaja en el Observatorio Metropolitano de Madrid y es colaborador de medios como eldiario.es.

26

No es difícil deducir la línea ideológica de Emmanuel Rodríguez cuando en uno de sus artículos de opinión dedicado al origen de Podemos define a Izquierda Anticapitalista como “la única organización de extrema izquierda española digna de tal nombre“.

25

Es aún más revelador que este personaje fuese quien, tras afiliarse en Podemos, se encargó de registrar la plataforma Ahora en Común, tal y como explicaba un artículo de eldiario.es: “Un promotor de Ahora en Común registró el partido en julio“:

“Emmanuel Rodríguez explica a eldiario.es que el registro se hizo “de forma preventiva para evitar que nadie se quedara la marca, como pasó con Guanyem”. El sociólogo recuerda que una persona se hizo con el nombre de la plataforma que lideraba Ada Colau en Barcelona,  tal y como desveló eldiario.es el pasado mes de diciembre. El Ministerio del Interior  permitió la usurpación de la marca, lo que les obligó finalmente a concurrir a las municipales como Barcelona en Comú.
 
Rodríguez asegura que el registro no tiene más interés que proteger la marca: “No hay ninguna intención de presentarla a nada”. Y recalca: “Ahora en Común nunca participaría en un enfrentamiento con Podemos”. En un reciente artículo publicado en eldiario.es, Rodríguez ha criticado la deriva de Ahora en Común.
 

Emmanuel Rodríguez se presentó a las primarias de Podemos para conformar la lista de las autonómicas para la Comunidad de Madrid, aunque no concurrió en ninguna lista sino por libre. Tras el proceso, ocupó el número 41 en las listas del 24 de mayo. Rodríguez es miembro de la Fundación de los Comunes, uno de los grupos más activos en Ganemos Madrid y, luego, en Ahora Madrid.

Desde su cuenta de twitter (@emmanauelrog) afirma que es miembro de la librería/editorial Traficantes de Sueños (la cual pertenece a la Fundación de los Comunes) y trabaja en el Instituto para la Democracia y el Municipalismo.

19

Y no hay más que ingresar en la web de este curioso instituto para percatarse de su íntima ligazón con todo lo que rodea al “Universo Podemos”:

16

Además, en su descripción se afirma que se trata de una “asociación sin ánimo de lucro” cuya meta es “servir de soporte intelectual y medio de discusión a la ola democrática que se abrió a partir del 15 de mayo de 2011, y principalmente a los experimentos municipalistas que han jalonado la geografía política del Estado español desde mayo de 2015“.

33

Curiosamente, Emmanuel Rodríguez es co-director del Instituto DM junto con Beatriz Garcia, miembro de la Fundación de los Comunes y Ganemos Madrid.

En el comité científico de esta institución aparecen nombres como Pablo Carmona (@pblcarmona) y Monserrat Galcerán (), quienes también son destacados miembros de la Fundación de los Comunes y de la plataforma Ahora Madrid.

Visto lo cual, ¿a ustedes les sorprende que Emmanuel Rodríguez promocione en su cuenta de Twitter los artículos de Viento Sur sobre Siria y descalifique despectivamente a quienes se muestran en desacuerdo con semejante línea editorial?

Lo que parece claro es que, según El Confidencial, la Fundación de los Comunes fue junto al Observatorio Metropolitano y El Patio Maravillas uno de los dispositivos o think tanks que impulsaron de manera decisiva diversos proyectos municipalistas “post 15M” como el de Ganemos Madrid:

18

No sólo eso, sino que según indica una investigación de Periodista Digital, importantes miembros de Ganemos (que más tarde se integraron en la plataforma Ahora Madrid), han aprovechado que ahora forman parte de la concejalía del Ayuntamiento madrileño para realizar donaciones a la Fundación de los Comunes (de la que ellos mismos forman parte) como es el caso del propio Pablo Carmona.

34

Por cierto que en esa misma investigación se menciona que otra de las concejalas del Ayuntamiento de Madrid, Romy Arce (), también financió a la Fundación de Viento Sur, cuyos lazos con la Fundación de los Comunes y Anticapitalistas hemos analizado más arriba.

35

Atando cabos, el propio Pablo Carmona es colaborador de “La Plaza de los Comunes” (@PlazaComunes), la cual no es sino la sede de Izquierda Anticapitalista en Madrid.

24

Es curioso que todas estas apuestas municipalistas como Ahora en Común, Barcelona en Comú, Plaza de los Comunes, etc. remiten siempre al concepto de “los comunes”.

Observen por ejemplo la extravagante forma con la que los concejales Pablo Carmona y Guillermo Zapata (ambos miembros de la Fundación de los Comunes) realizaron su investidura como concejales del Ayuntamiento de Madrid.

“Omnia sunt communia es una expresión del latín que significa “todo es común” o “todo es de todos”. Tanto Carmona como Zapata están muy vinculados al Patio Maravillas, un común urbano, un espacio de reunión, cultural, intelectual… Que la alcaldesa de Madrid saliente, Ana Botella, desalojó este jueves. “Todo es común”. “Todo es de todos”. Como el Patio, como los centros sociales.
 
También es un grito a favor del dominio público en las creaciones artistas, intelectuales, en los espacios públicos, tanto físicos como no tangibles.
 
Traficantes de sueños, librería y editorial de la que participa Carmona, tiene una colección de novelas históricas y estudios científicos en la que recogen “alternativas imposibles: los rastros de viejas batallas que sin llegar a definir completamente nuestro tiempo, nos han dejado la vitalidad de un anhelo tan actual como el del grito anabaptista Omnia sunt communia!”
 
(…)
 
En las últimas elecciones municipales varias listas, como la encabezada por Ada Colau que se ha ganado las elecciones en Barcelona, se han presentado con la fórmula En Común en sus candidaturas.”

Es momento de adentrarse, pues, en el enigma que encierra la “Fundación de los Comunes“, un think tank surgido a raíz del 15M  cuyo impulso fue clave para la aparición de las primeras apuestas municipalistas de las llamadas “confluencias” de Podemos.

Su discurso subversivo apuesta por tres ejes principales que se complementan entre sí: el concepto de “The Commons” (que se traduce literalmente por ‘los comunes‘ y que equivale a ‘bienes comunes‘ o ‘procomún‘), el Municipalismo y la Tecnopolítica. Su objetivo no es otro que el de la transformación social, a través de la cual forzar un “proceso constituyente” que promueva una “nueva institucionalidad” y con ello la “revolución democrática”.
 
 
 
 
 

-Parte III: ¿Qué es la Fundación de los Comunes?
 
 
 
 
 
A continuación reproducimos un artículo aparecido en Periódico Diagonal que sin duda aclarará este interrogante.

¿De qué va esto de la Fundación de los Comunes?

Por Fundación de los Comunes

De los orígenes

La Fundación de los Comunes (FdlC) es el fruto de una cooperación que viene de lejos entre, por un lado, diferentes colectivos de investigación, edición, autoformación y creación de herramientas tecnopolíticas y, por otro, distintos espacios sociales que sirven de sede a dichos proyectos. Se trata de colectivos ligados a los movimientos sociales, algunos de los cuales cuentan ya con un largo recorrido de trabajo a sus espaldas. Por citar solo tres, la Casa Invisible lleva funcionando desde el año 2007, la Universidad Nómada comenzó su andadura en el 2001 y ¡Traficantes de Sueños inició su tráfico onírico hace ya la friolera de 17 años!

En el año 2011 esta red de cooperación difusa asume un compromiso ambicioso: constituirse en fundación. Pero si hablamos de ambición no es, por supuesto, por la forma jurídica del tinglado, sino porque la apuesta común se vuelve mucho más exigente a distintos niveles: a nivel de coordinación entre las diferentes iniciativas, de desarrollo de los espacios de discusión, de determinación de objetivos compartidos más allá de la autonomía de las partes, de trazado de retos de intervención política, cultural y social que se hace capaz de asumir. Más ambicioso, en definitiva, en la construcción de un común real de recursos, pensares y haceres.

El movimiento que marca el paso de esta red de cooperación difusa al compromiso más osado de la fundación es la apertura de un debate, iniciado a comienzos del 2009, en torno a la necesidad de construir un nuevo paradigma institucional en el campo de la intervención cultural y la producción de pensamiento. En esta discusión abierta participaron desde instituciones como el Museo Reina Sofía o el Macba, hasta colectivos independientes de investigación, autoformación y producción artística, pasando por centros sociales de distintos lugares del Estado.

En aquel momento de fuerte crisis de las instituciones tradicionales, hablábamos de construir un territorio de experimentación compartida entre, por un lado, instituciones culturales o políticas con vocación desinstitucionalizadora, en el sentido de no capturadoras de lo otro y de superadoras de sus límites (brechas de separación respecto a la producción social realmente viva) y, por otro lado, unos espacios de cooperación autónomos con deseos de dotar de mayor estabilidad, consistencia e incidencia sus a prácticas, es decir, superadores, a su vez, de la precariedad a la que pretende condenarnos la globalización neoliberal.

Si aquel debate tenía ya todo su sentido y urgencia en el 2009, después del acontecimiento histórico del 15M que supo nombrar y echar a andar, de forma irreversible, el proceso destituyente hoy en marcha, sus desafíos se han vuelto inesquivables.

“¿Qué tenía el movimiento obrero de finales de XIX, primera mitad del XX?”. De acuerdo a Jacques Rancière: “Herramientas de análisis propias, formas de vida propias, algo no solo alternativo, sino sustitutivo, constitucional, fundacional.”

Y, como tantas otras iniciativas, desde la Fundación de los Comunes también pretendemos poner nuestro grano de arena para la constitución de ese kit constituyente del que habla Rancière.

De los quiénes, los cómo, los para qué

El patronato de la Fundación de los Comunes está compuesto por la Universidad Nómada, Traficantes de Sueños (Madrid), La Casa Invisible (Málaga) y el Ateneu Candela (Terrassa). Pero en la constelación de colectivos que es la FdlC brillan, asimismo, proyectos de investigación como el Observatorio Metropolitano de Madrid (OMM), el Observatorio Metropolitano de Barcelona (OMB) o el Centro de Estudios Azofra, de Zaragoza; Nociones Comunes, una iniciativa de autoformación con un pie en cada nodo territorial de la FdlC; proyectos editoriales como la Editorial Traficantes de Sueños; colectivos de trabajo tecnopolítico como Hacktivistas o Communia; espacios sociales como La Casa Invisible (Málaga), El Patio Maravillas (Madrid), La Pantera Rossa (Zaragoza) o la Hormiga Atómica (Pamplona).

Se trata de una composición caracterizada por la heterogeneidad: heterogeneidad respecto a la ubicación geográfica, puesto que hablamos de iniciativas que se desarrollan en diferentes partes del Estado (Galicia, Iruña, Zaragoza, Cataluña, Andalucía o Madrid), y en relación a las áreas de trabajo abordadas, puesto que hablamos de grupos de investigación, de proyectos de edición, de autoformación, de desarrollo de herramientas tecnopolíticas y de sostén de espacios sociales.

Para poder trabajar desde esa heterogeneidad, el eje tecnopolítico es fundamental. La posibilidad de organizarnos en la práctica, de trabajar juntos y juntas, y de tomar decisiones de forma horizontal y democrática solo es posible gracias a este eje que nos provee de las herramientas necesarias para ello: página web, planes de comunicación en las redes sociales y análisis acerca del papel de la tecnopolítica en el proceso de institución subversiva donde nos inscribimos como apuesta.

La idea de esta unión de iniciativas no se limita, sin embargo, a la generación de un marco mayor que las apoye y sostenga (que también), sino que aspira a transformar esa suma de partes en una sinergia de fuerzas capaz de convertirse en un laboratorio de pensamiento y acción. Y este es, realmente, el objetivo principal de la Fundación: crear y fortalecer espacios de discusión y análisis críticos, desarrollar y capacitar a futuros tomadores y tomadoras de decisiones, promover la adopción de políticas públicas, legitimar narrativas de transformación cultural, política y social, y dotar de recursos a los movimientos políticos.

Se trata, a la vez, de una máquina de acumulación de saber y de un dispositivo de intervención. El envite consiste en poder decir cosas en un momento duro pero también apasionante de crisis, en esta ocasión-regalo de la historia que nos brinda la posibilidad de llevar a cabo una transformación radical de las condiciones de vida existentes. El trabajo productivo de este doble dispositivo se centra, por ende, en poner en circulación discursos y propuestas (por medio de publicaciones, seminarios y cursos), en crear redes aliadas en torno a las discusiones lanzadas, en crear sinergias con las distintas luchas concretas y en intentar incidir desde estos contenidos generados en la agenda pública-política.

De lo que nos preocupa y ocupa

Las cuestiones que consideramos principales para contribuir a impulsar la transformación social y dotarnos de capacidad de incidir en las políticas públicas se pueden ordenar en torno a un único concepto (la crisis) y tres grandes patas temáticas: crisis económica, crisis del estado del bienestar, crisis política.

El bloque de crisis económica comprende, por ejemplo, análisis relativos a la espiral rescate/deuda, a las posibilidades de un nuevo sistema fiscal de redistribución más igualitaria o a propuestas de mecanismos de reparto de la riqueza a través de la renta

La pata de crisis del estado de bienestar trata de abordar tanto el estudio del modelo de bienestar español (orígenes, características y límites), como las posibilidades de construcción de nuevas instituciones de lo público (lo de todos para todos) no necesariamente estatales.

Por último, la pata de crisis democrática comprende desde la crítica de los actuales regímenes políticos (representación parlamentaria, corrupción, growth machines, élites urbanas) hasta los procesos de transición a la revolución democrática, pasando por el análisis de proposiciones de desarrollo de los niveles de participación y de los mecanismos de toma de decisiones democráticas en todas las escalas (local, estatal, europea).

De las colaboraciones y alianzas

La FdlC persigue tender lazos de experimentación conjunta (en torno a objetivos claros y productivos que no queden atrapados en lógicas de dependencia o de subcontratación) tanto con instituciones de vocación desinstitucionalizadora (siendo la Fundación Reina Sofía uno de nuestros principales aliados en la actualidad), como con cualquier persona, colectivo, proyecto con quien se abra la posibilidad de hacer camino al andar.

De dónde encontrarnos

Twitter: @fcomunes

Facebook: FundacionDeLosComunes

Fuente: https://www.diagonalperiodico.net/blogs/fundaciondeloscomunes/va-esto-la-fundacion-comunes.html

19

En su propia página web, este colectivo se define de la siguiente forma:

¿Quiénes somos?

La Fundación de los Comunes es un laboratorio de ideas que produce pensamiento crítico desde los movimientos sociales como herramienta de intervención política. Somos una red de grupos de investigación, edición, formación, espacios sociales y librerías al servicio de la revolución democrática. Desde el común para el común.

Es muy curioso que casi todos los “espacios colaborativos” diseminados por la geografía española que hoy pertenecen a la Fundación de los Comunes tuvieron un papel protagonista durante las protestas del 15M. Así ocurre con La Casa Invisible de Málaga (@LaCasaInvisible), local que según cuenta Víctor Lenore en su entrevista realizada al investigador cultural Jaron Rowan fue “un lugar de encuentro muy importante para el 15M y movimientos posteriores“.

Es también muy significativa la cantidad de miembros de estos “centros sociales” que con el tiempo se han integrado con éxito en las formaciones municipalistas “del cambio”. Tal es el caso de Santiago Fernández Patón (@SantiFerPa), miembro destacado de la Casa Invisible que colabora con la plataforma municipalista Málaga Ahora:

Ademas podemos mencionar a Rosa Galindo (@RosaGalindoGonz), que según explica el portal de la plataforma Málaga Ahora:”cuenta con una larga trayectoria en las luchas vecinales y en el movimiento humanista. Estuvo en primera línea en el 15M y es miembro de la Casa Invisible“.

Por otro lado tenemos en Zaragoza al centro/librería Pantera Rossa (@La PanteraRossa), que según se especifica en su página web “nació al compás de la indignación ciudadana que luego se llamó 15M“. Algo que, desde luego, se hace patente ya desde su primer tuit:

Sin embargo, observamos con estupor que La Pantera Rossa ha desarrollado una importante actividad en defensa del Imperialismo al apoyar sin rodeos la llamada “revolución siria“, llegando a auspiciar diversos actos en los que participó la conocida activista hispano-siria Leila Nachawati:

Y es que precisamente en la plataforma municipalista de Zaragoza en Común y su sección de “Gobierno Abierto se encuentra Raúl Royo Fraguas (@xambre_), quien también forma parte de la Fundación de los Comunes:

Otro de esos “espacios colaborativos” a los que es obligado mencionar es al Patio Maravillas, el cual fue un hervidero de actividad durante las movilizaciones de Acampada Sol y que también forma parte de la Fundación de los Comunes.

Lo que poca gente sabe es que el 27 de febrero de 2014 el Patio Maravillas junto a la Fundación de los Comunes auspició un acto llamado “Maidán reclama a Europa” en el que el activista ucraniano Vasily Cherapin realizó un potente alegato en favor del golpe de Estado que acababa de producirse en Kiev con la inestimable ayuda de las potencias y corporaciones occidentales:

Quizá no sea casual que la coordinadora de la Fundación de los Comunes sea Marisa Pérez Colina (@alfanhuisa), quien además es miembro de la plataforma Ahora Madrid.

53

Hay que decir que algunos de los personajes que forman parte de la Fundación de los Comunes pero que no participan directamente en las confluencias municipalistas de Podemos, poseen currículums bastante llamativos. Así ocurre con el investigador Rubén Martínez (@RubenMartinez), quien trabaja como miembro del Instituto del Gobierno de Políticas Públicas (IGOP).

50

Uno de los proyectos más destacados del IGOP es el IGOPnet, área en el que colabora Rubén Martínez junto a destacados activistas del 15M como Mayo Fuster Morell (@lilaroja) y que está especialmente comprometida en las iniciativas relacionadas con las “economías colaborativas procomunes“.

De hecho, los integrantes de este centro de investigación aseguran en su página web lo siguiente:

¿Qué hacemos?
 
IGOPnet es la área de análisis de las relaciones entre Internet, política y commons / innovación social del Instituto de Gobierno y Políticas Públicas (IGOP) de la la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

IGOPnet afirma que una de sus líneas estratégicas consiste en la asociación con centros internacionales de investigación donde también se investigan los “commons” tales como el Berkman Center de la Universidad de Harvard y el MIT Civic Media.

51

Si nos dirigimos a la sección “support” del  Berkman Center, vemos que recibe financiación de una multitud de entidades y fundaciones globalistas como la Fundación Ford y el Open Society Institute, además del Departamento de Estado de EE.UU.:

screencapture-cyber-harvard-edu-about-support-1485368063651

En cuanto al MIT Civic Media, verificamos que también ha recibido apoyo financiero de la Fundación Ford y el Open Society Institute.

Pero lo que definitivamente confirma nuestras sospechas de que algo muy extraño se esconde detrás de la Fundación de los Comunes es el artículo que este colectivo públicó para Periódico Diagonal en el año 2015 titulado “Euromaidán, un año después“:

Como ustedes pueden comprobar, esta entrada trata de ofrecer una visión tan descaradamente favorable a este Golpe de Estado financiado por Soros que algunos lectores, indignados por semejante apología, mostraron su disgusto dirigiéndose a la cuenta de Twitter de la Fundación de los Comunes (@fundacomunes), ocasionando una breve conversación que desde luego no tiene desperdicio:

¿No es cuanto menos inquietante que la Fundación de los Comunes, cuyos integrantes se hallan tan ligados a la génesis del 15M y los diversos proyectos municipalistas “del cambio”, mantenga semejante postura con respecto al Euromaidán?

Es por ello obligado preguntarse: ¿Quiénes son sus promotores y cuáles son sus verdaderos intereses? Quizá la respuesta la encontremos al analizar el concepto clave que da nombre a esta fundación: los comunes o el ‘procomún’.
 
 
 
 
-Parte IV: ¿Soros y los poderes globalistas detrás de los “Comunes”?
 
 
 
 
La web colaborabora.org se encarga de explicarnos en qué consiste el concepto de procomún:

“El “procomún” (traducción al castellano del “commons” anglosajón), es un modelo de gobernanza para el bien común. La manera de producir y gestionar en comunidad bienes y recursos, tangibles e intangibles, que nos pertenecen a tod*s, o mejor, que no pertenecen a nadie. Un antiguo concepto jurídico-filosófico, que en los últimos años ha vuelto a coger vigencia y repercusión pública, gracias al software libre y al movimiento open source o al premio Nobel de Economía concedido a Elinor Ostrom en 2009, por sus aportaciones al gobierno de los bienes comunes.”

Ahora bien, no es ningún secreto que grandes “filántropos” globalistas como Soros o Bill Gates han desembolsado cantidades millonarias para favorecer la iniciativa Open Source, como reconoció en 2011 la web “On The Commons“:

Ya es bastante sospechoso que uno de los mayores estudiosos del procomún sea Jochai Benkler (@YochaiBenkler), que como expone la Wikipedia es co-director del Berkman Center for Internet & Society de la Universidad de Harvard, el mismo centro financiado por las fundaciones Soros, Ford y compañía del que hemos hablado más arriba. En el perfil descriptivo del profesor Benkler para el Berkman Center se mencionan hasta en 5 ocasiones los comunes:

57

Pero si hay una iniciativa a escala planetaria que provenga del Open Source e impulse el procomún digital, esa es la de Creative Commons (Comunes Creativos). De hecho, por algo es que la Editorial Traficantes de Sueños presume de que todas sus obras están registradas bajo esta licencia.

Curiosamente, si accedemos a la página oficial de Creative Commons y nos dirigimos al apartado “supporters“, descubriremos que esta iniciativa tan impulsada por La Fundación de los Comunes y sus librerías asociadas está siendo financiada internacionalmente, entre otros, por:

  • Ford Foundation (fundación tapadera de la CIA)
  • Wikimedia Foundation (financiada por el Open Society Institute de George Soros, por la Omidyar Network y por la Fundación Ford)
  • John S. and James L. Knight Foundation (muy ligada a Ashoka)
  • John D. and Catherine T. MacArthur Foundation
  • William and Flora Hewlett Foundation (de la multinacional HP, relacionada con la  Rockefeller Brothers Fund)

37

Aunque esto no aparece en su página web oficial, Creative Commons también ha recibido apoyo financiero del Open Society Foundations del magnate George Soros (como admite la propia página web de esta institución) y de la red filantrópica del dueño de Ebay y financiador del Euromaidán Pierre Omidyar a través de su Omidyar Network (ver noticia de 2009 aquí).

Por otro lado, hay que dejar constancia de que la licencia Creative Commons ha sido fuertemente promovida por figuras clave del movimiento 15M en España como Javier de la Cueva y Juan Freire (ambos del laboratorio de Procomún de Medialab-Prado), Stéphane M. Grueso o Pablo Soto, todos ellos entusiastas partidarios del ‘procomún’.

Uno de los mayores teóricos y apologistas del procomún a nivel mundial es David Bollier, autor de libros como “Pensar desde los Comunes” o “El ascenso del paradigma de los comunes“. De hecho, la editorial de la Fundación de los Comunes ‘Traficantes de Sueños’ ha realizado un gran esfuerzo lanzando una campaña de crowdfunding para traducir, publicar y promocionar las obras y el pensamiento de este conocido activista:

Pero, ¿quién es realmente David Bollier? En la Wikipedia averiguamos que realiza informes para el Aspen Institute y es co-fundador del grupo de interés público Public Knowledge.

38

Y qué sorpresa nos llevamos al comprobar, también  en la Wikipedia, que el think tank Aspen Institute es financiado por la Carnegie Corporation, la Rockefeller Brothers Fund, la Gates Fundation y la Fundación Ford.

42

Lo mismo cabe decir de Public Knowledge, que recibe fondos de la Fundación Ford y el Open Society Foundations de George Soros.

Otra de las iniciativas que ha ayudado a difundir el buen mensaje de la economía colaborativa y el procomún en la Unión Europea es el proyecto ‘Radical Democracy: Reclaming the Commons’ (RDRC), el cual es apadrinado, según explican desde el colectivo Zemos 98, por el Open Society Initiative for Europe (la rama europea del Open Society de Soros) y la European Cultural Foundation.

45Así que vemos que las grandes fundaciones globalistas, auténticas expertas en el arte de la ingeniería social,  parecen estar muy interesadas en difundir las supuestas bondades de los ‘bienes comunes’ y su relación con las potencialidades de Internet.

Pero es que si profundizamos un poco más, nos llama la atención la enorme cantidad de activistas partidarios de los comunes que suelen relacionar esta teoría con otros conceptos clave como los de ‘municipalismo’, y ‘sostenibilidad’. Es por ello obligado preguntarse: ¿Qué hay detrás de este proyecto de “democracia radical” que tanto nos remite a lo ecourbano?
 
 
 
  
-Parte V: Las Ciudades Rebeldes y su relación con la agenda globalista
 
 
 
 
 
El antropólogo y miembro de la Fundación de los Comunes Antón Fernández de Rota explicó en Periódico Diagonal de qué forma los comunes pueden modelar un nuevo concepto de economía (la llamada ‘economía colaborativa’) que a su vez acarreará profundos cambios políticos y culturales.

3. Instituir el común
 
Políticamente quizás lo fundamental en este clúster de ciudades atlánticas pase por lo concerniente a un cambio de la “matriz económica”, que no solo productiva. Es ahí donde, precisamente, la democratización, en términos de participación, puede echar raíces. No se trata sólo de recuperar lo público con remunicipalizaciones que respalden un aumento del gasto social mediante distintos subsidios, sino también de crear y hacer crecer una nueva economía, distinta a aquellas otras economías propietarias, públicas o privadas.
 
El paradigma que viene desarrollándose desde inicios de los años 1990 se llama “pro-común”. En éste la distinción entre productor, distribuidor y consumidor, gestor del recurso y mero usuario se complica o incluso implosiona, dándole sus instituciones un nuevo sentido a la participación política. Por ejemplo, la Ciudad de los Comunes podría dotarse, como en otros lugares existe ya, de bancos de tiempo y monedas municipales e intermunicipales. Redes y circuitos autónomos. Un flujo ajeno a la especulación de divisas con el que fomentar la alianza de Ciudades Rebeldes y el circulación económica de los viveros de empresarialidad peer-to-peer y copy left —esto es, pro-común— que desde el asociacionismo y los gobiernos se impulse.”

También desde Periódico Diagonal, Bernardo Gutiérrez anima a los lectores a sumarse a la iniciativa “Por una Red Global de Ciudades (Rebeldes) del Bien Común” que, según este activista e investigador del 15M, proliferarán en un futuro próximo impulsadas por la generalización de Internet y las demandas democráticas de una ciudadanía cada vez más comprometida en su lucha contra las medidas de austeridad impuestas desde el Estado:

“La ciudad contra el Estado. Las Ciudades del Bien Común contra el neoliberalismo global. Son más que frases: podrían entenderse como lemas o horizontes de un nuevo orden”

El erudito que a nivel internacional ha conseguido fusionar con mayor éxito las ideas de los bienes comunes con el municipalismo y la economía colaborativa es sin duda el geógrafo y experto en urbanismo David Harvey.

VIDEO: David Harvey – El Mercado, la Ciudad y los actores del Procomún Urbano

Aunque pueda parecer anecdótico, no deja de ser sorprendente que, si bien se describe a este investigador como de inspiración “marxista”, según aparece en la Wikipedia es colaborador de la London School of Economics, prestigioso centro universitario donde George Soros estudió ciencias económicas. Harvey es el autor de la muy difundida obra “Ciudades Rebeldes: Del derecho de la ciudad a la revolución urbana“(descargar PDF aquí), en donde expone sus ideas sobre el derecho de los ciudadanos a decidir el futuro de la ciudad y de cómo los comunes pueden provocar un cambio de paradigma hacia un tipo de sociedad que apuesta por el municipalismo y la autogestión sostenible.

23

Sin embargo, hay ciertos puntos oscuros en torno al discurso de Harvey  que habría que revisar con sumo cuidado. Por ejemplo, en una entrevista al medio catalán Ara, este profesor dejó entrever su punto de vista sobre el conflicto sirio al contestar a una pregunta sobre la política exterior de Donald Trump:

“Y qué espera en política exterior?
 
Auténticos desastres. No sabe nada de política exterior. Me temo que intentará establecer una alianza con Rusia y dirá que hay que apoyar a Al Assad para luchar juntos contra el Estado Islámico. Y también querrá incluir Turquía, sacrificando los kurdos. El movimiento democrático en Siria será aplastado.”

¿Tan mala noticia es para Harvey que Trump establezca una alianza con Rusia y apoye a Assad, el único presidente capaz de devolver la paz y la estabilidad a Siria? ¿Y qué entiende él por “movimiento democrático en Siria“?

Pero donde realmente debemos prestar atención es en el interesante extracto de la entrevista realizada al profesor Harvey en noviembre de 2003 a raíz de la presentación de su libro The New Imperialism (El Nuevo Imperialismo). Atención a la pregunta del periodista, la cual no puede ser mas directa, y a la siguiente respuesta del ‘marxista’ Harvey:

P. ¿Cómo valoraría la posición de los partidarios del liberalismo izquierdistas como George Soros, que han tratado de combinar el liberalismo económico con la reforma democrática? ¿Son los objetivos de Soros realistas en su opinión? ¿Son los puntos de vista de usted similares o diferentes a los de Soros y otros?

 

R. Esta pregunta se refiere, en términos muy generales, a la cuestión de las alianzas que se pueden establecer para lograr objetivos políticos reformistas. Esta es una cuestión táctica en la que todo tipo de fuerzas de oposición, incluidas las voces disidentes (como las de George Soros, Paul Krugman o Joseph Stieglitz, si realmente quieren decir lo que dicen) dentro de las clases dominantes, tienen un papel potencial que desempeñar. Mi opinión es que debemos tener un pie firmemente implantado dentro de los movimientos políticos convencionales que están dispuestos a asumir la causa de la reforma y un pie implantado en los movimientos radicales que buscan soluciones más revolucionarias. A veces esto puede ser incómodo o incluso insoportable. Pero creo que es sabio reconocer que los reformistas y los revolucionarios a menudo pueden hacer causa común en una coyuntura particular, las únicas diferencias discernibles a veces son los objetivos a largo plazo en lugar de las acciones a corto plazo. Dada la violencia política y militar del neoconservadurismo, junto con la violencia económica del neoliberalismo, me parece que un poderoso movimiento reformista merece todo el apoyo que podamos darle.”

68

Vista la  opinión del profesor Harvey sobre el conflicto de Siria y la simpatía con la que acoge la actividad filantrópica de George Soros, resulta bastante lógico que la Fundación de los Comunes haya hecho todo lo posible por promocionar las ideas de este erudito del urbanismo y el procomún.

Quizá ahora no nos sorprenda tanto que la alcaldesa Ada Colau junto al gurú económico Yanis Varoufakis hayan liderado una inciativa paneuropea con el lema “Pensemos Europa en Común” en la que se reclamó el alzamiento de una red de “Ciudades Rebeldes” para “democratizar Europa”:

Sobre que esta propuesta lanzada por Colau está inspirada en los planteamientos de David Harvey se puede verificar en la biografía completa de la actual alcaldesa de Barcelona, en donde se admite que este afamado teórico británico era uno de los “invitados estrella” en las reuniones que organizaba Colau en la PAH:

“En calidad de responsable de su Área de Vivienda, organizó numerosos encuentros, seminarios, cursos y jornadas entre los que destacan el  Seminario internacional sobre las mujeres y el derecho a la vivienda: construyendo hábitat desde la dignidad (2007), Seminario internacional sobre el derecho a la ciudad (2009), y Jornada sobre el derecho a la vivienda y a la ciudad en el marco de la crisis (2010). Entre los participantes más destacados de estos encuentros se cuentan figuras cuya visita tuvo un impacto mediático y político, como fue el caso de Raquel Rolnik y Miloon Kothari, relatores de las Naciones Unidas sobre el derecho a la vivienda, y el geógrafo David Harvey, uno de los académicos internacionales más reconocidos en la crítica de la especulación urbanística y la teoría sobre el derecho a la ciudad.”

Claro que el hecho de que el otro gran promotor de las “Ciudades Rebeldes” sea Yanis Varoufakis no es tan extraño si tenemos en cuenta sus conocidos vínculos con George Soros, como demuestra el revelador artículo de Katehon “Varoufakis: el Caballo de Troya anti-ruso al descubierto“:

Por ello mismo, la Fundación de los Comunes no podía faltar a la cita a la hora de reivindicar la figura de Varoufakis y su “Plan B para Europa“, así como a su partido paneuropeo Diem25.

Sabiendo todo esto, ¿es tan extraña la noticia de que Xavier Doménech de En Común Podem haya lanzado recientemente un nuevo partido en Cataluña bajo el nombre de “Partido de los Comunes“?

Lo que sí debería preocuparnos es que Doménech sea uno de los políticos que más claramente ha hablado sobre el proyecto que se esconde detrás de las apuestas municipalistas y de las “ciudades rebeldes”, como se puede leer en una entrevista que concedió a finales de 2016 para El Confidencial.

P: Si eso es así, razón de más para proponer otros modelos económicos que excedan del ámbito municipal, ¿no?
 
R: Sí, tienes razón, pero la escala local nos permite explorar modelos que se puedan llevar a lo global. Además, ese margen que tienes en lo pequeño a veces cambia sustancialmente la vida de las personas. En todo caso, ese es uno de los grandes debates actuales, cómo construimos nuevos circuitos. Nos movemos en modelos que se construyeron políticamente en el siglo XIX, como el del Estado-nación, que es importante en nuestro país, donde el debate es cuál es la nación y cuál el Estado, pero hoy las cosas son diferentes. En el Ayuntamiento de Barcelona estamos interactuando constantemente con ciudades como Nueva York o París. Lo local tampoco es igual que antes. Tampoco se trata de que queramos que todo circule por el lado del municipalismo, y tampoco podemos hacerlo. Más allá del posicionamiento ideológico de cada uno, es evidente que nuestro sistema está dando síntomas de agotamiento. El capitalismo es muy joven, tiene 200 o 300 años, que es poco en términos históricos, pero se puede decir que el que se conoció tras la Segunda Guerra Mundial, los 30 años gloriosos de estabilidad, no representa su normalidad. Esa no es su historia, que está hecha de crisis y de convulsiones. Y ahora se ha convertido en mundial, lo que le da un poder enorme, y muestra una capacidad de transformación inaudita. Hay muchos síntomas de que debemos trabajar para encontrar nuevos modelos económicos, que afronten esas conexiones globales pero que puedan ser autocentrados.
 
(…)
 
P: ¿El modelo de ciudades-estado, o de las capitales interconectadas al margen de otras superestructuras, serviría para crear estas alternativas?
R:Es un papel básico. Cuando aparecimos había una discusión sobre las soberanías compartidas, pero hay una tercera gran discusión. La tercera gran descentralización, que es la municipal. Se trata de una de las formas más claves para adaptarse al futuro.
 
P:Pero este mundo de ciudades interconectadas globalmente también puede ser un ámbito de creciente desigualdad, porque las más grandes y más activas se desarrollarán mucho más que el resto.
 
R: El otro día en un debate con Íñigo Errejón, Sánchez-Cuenca decía que íbamos hacia estados liberales no democráticos. Lo cierto es que la historia del capitalismo se confunde demasiado rápido con la democracia. Creemos que a partir de los municipios puedes construir alternativas globales porque probablemente desde ellos se expresa con más claridad el poder democrático. Un sistema de ciudades más o menos feudalizadas, como un sistema italiano en la época moderna, es un peligro que puede existir, pero por eso son básicas las redes de municipalismo. Además, la separación entre espacio urbano y rural que antes era muy clara ahora no lo es tanto. Barcelona tiene superávit y no nos dejan gastar más por la ley Montoro. Ante esto puedes construir redes municipales y participar en la construcción de un cambio en todo el Estado, que forma parte de nuestro ADN, y entonces estaríamos salvándonos. Me cuesta pensar en ciudades aisladas que puedan tener crecimiento económico.”

Lo que Doménech está recreando en sus visionarios planteamientos es nada menos que un golpe letal al concepto clave de la política moderna sustentado por los Estados-Nación, dando paso a una especie de confederación de ciudades que declararían la independencia con respecto a sus respectivos Estados (de ahí las ciudades “rebeldes”) y comenzarían a interactuar entre sí a escala global.

Esta idea, sin embargo, no es nueva. Ya en un manifiesto conjunto firmado por las alcaldesas Manuela Carmena (Madrid), Ada Colau (Barcelona) y  Anne Hidalgo (París) publicado en 2015 bajo el título “Una nueva Agenda para las ciudades europeas” (ver manifiesto en PDF) se lanzó la propuesta de que el modelo actual de goberanza de los Estados estaba obsoleto y debía ser reemplazado por el más “democrático” y “sostenible” de las ciudades independientes, llamando a seguir para ello el plan trazado en la “Agenda 21 Local“:

“Los estados tienen cada vez más dificultades para dar respuesta a las demandas ciudadanas y hacer frente a los desafíos más importantes de nuestro presente: el incremento de las desigualdades socioespaciales, la aceleración del cambio climático y los desplazamientos de población que huyen de zonas de guerra, miseria o desastres naturales. En cambio, las ciudades contamos con el conocimiento, el valor de la proximidad y la fuerza de la inteligencia colectiva para afrontar estos problemas globales.”

De hecho, Ada Colau es co- presidenta del UCLG, la Red Mundial de Gobiernos Locales y Regionales, la cual afirma en su página web que entre sus prioridades está la de “Asegurar una organización mundial democrática y eficiente“.

69

Entre los socios que cooperan con el UCLG a nivel internacional se encuentran multitud de agencias y organizaciones ligadas a Naciones Unidas y el Banco Mundial. Por otro lado, a principios de 2017 esta organización presidida por Colau lanzó el estudio ‘Smart City Study 2017‘, cuyo objetivo es el de avanzar “en el conocimiento para el desarrollo de las ciudades y su transformación en “ciudades inteligentes“.

76

Quizá por ello colaboran con esta red diversos conglomerados corporativos especializados en la “eficiencia tecnológica” como IBM, cuyo compromiso con el UCLG consiste en “fortalecer la investigación conjunta y promover el desarrollo conjunto entre el mundo empresarial y el liderazgo local.

Después de todo lo expuesto, parece obvio que detrás de los “Ayuntamientos del Cambio” hay un proyecto perfectamente diseñado por las élites mundialistas (financieras y corporativas) para instaurar una nueva institucionalidad de tipo municipalista y “glocal” orientada a instituir las Smart Cities o Ciudades Inteligentes, prescindiendo de las instituciones vinculadas a los Estados-nación tal y como todavía hoy las conocemos.
 
 
 
  
-Parte VI: El extraño caso de la New Left Review
 
 
 
 
 
A finales de 2014 Agustí Colomines publicó un más que interesante artículo sobre Podemos en el portal Economía Digital. Dicho trabajo arrancaba con la presencia del autor en la “presentación de la traducción en castellano de la revista New Left Review (NLR)“:

“Claro está que ese fervor por Podemos de los editores de la NLR , especialmente explícito en la intervención de Perry Anderson, tiene su explicación. El acto estuvo presidido por Carlos Prieto del Campo, un personaje bastante controvertido y dogmático, de verbo fácil y hueco, funcionario del español del Ministerio de Economía y Hacienda, que en junio de 2013 se convirtió en rector del Instituto de Altos Estudios Nacionales, IAEN, la universidad estatal de posgrado de Ecuador. Ésta es la institución que financia la traducción castellana de la revista inglesa, retomando la fallida aventura de Akal Ediciones , que auspició el mismo Prieto, y cuyo esfuerzo permitió publicar durante más de una década, de 2000 a 2012, una edición bimestral en castellano de dicha revista, coincidiendo con la nueva serie de la NLR que bajo el título de Renewals impulsó Perry Anderson cuando con el cambio de siglo retomó el timón de mando.
 
No tengo nada claro que la nueva etapa pueda durar mucho porque Carlos Prieto fue cesado como rector, con bastante escándalo por cierto, en febrero de 2014. Duró poco porque la rebelión de los docentes ecuatorianos fue mayúscula. La verdad es que no recuerdo si al empezar el acto se presentó o no como rector en ejercicio, aunque la propaganda difundida decía que la NLR era una iniciativa conjunta del IAEN ecuatoriano y Traficantes de Sueños, una librería y editorial de Madrid que forma parte de la Fundación de los Comunes, una “red de cooperativas y centros sociales al servicio de la revolución ciudadana”, según su autodefinición, a la que también pertenecen las iniciativas catalanas el Observatorio Metropolitano de Barcelona, La Hidra Cooperativa, la asociación egarense Ateneu Candela y la librería, sita también en Terrassa, Synusia.
 
Carlos Prieto del Campo es vicepresidente de esa Fundación de los Comunes en calidad de presidente de Asociación Cultural Universidad Nómada, cuyo sitio en internet ha desaparecido en todos los enlaces que he intentado consultar. Esa Universidad Nómada nació del 15-M y allí coincidieron Prieto y Pablo Iglesias, el hoy secretario general de Podemos, según confiesa él mismo en los agradecimientos incluidos en su tesis doctoral, presentada en Madrid en 2008: “a los compañeros de la Nómada: Carlos Prieto del Campo y Raúl Sánchez Cedillo, que me han enseñado tanto”. Prieto e Iglesias volvieron a coincidir en otros proyectos, por ejemplo en la confección en 2013 del libro Cuando las películas votan. Lecciones de ciencias sociales a través del cine. Entre los autores también estaban Juan Carlos Monedero, número dos de Podemos, Pepe Gutiérrez-Álvarez, un histórico del trotskismo español que hoy vive en Cataluña y milita en Revolta Global y colabora con Procés Constituent, y Gemma Ubasart, hasta hace bien poco única cara visible de Podemos en Cataluña, quien es profesora en la UdG y en 2013 constaba que trabajaba como asesora en la Secretaría Nacional de Planificación y Desarrollo del Gobierno del Ecuador. El libro no tiene desperdicio porque las interpretaciones históricas son propias de alguien que no sabe nada. En la aportación de Carlos Prieto del Campo se asegura que el liberalismo es definido por Dogville, la película dirigida por Lars von Trier en 2003, porque su clave es “la violencia del contrato…la violencia del mercado”.

28
Gracias a dicha investigación nos enteramos de que Carlos Prieto Del Campo,  editor de la revista “New Left Review“, es el vicepresidente de la Fundación de los Comunes. Un artículo aparecido por esas mismas fechas en eldiario.es parece confirmar esta circunstancia.

Interesante que el artículo anteriormente citado de Agustí Colomines señale la relación de amistad entre Prieto del Campo y Raúl Sánchez-Cedillo (@SanchezCedillo), ambos miembros destacados de la Fundación de los Comunes, con el actual dirigente de Podemos Pablo Iglesias. En el siguiente video podemos ver al propio Pablo Iglesias junto a Sánchez Cedillo (quien aparece aquí como militante del movimiento 15M) debatir dobre los 8 años de la Administración Obama al frente d la Casa Blanca.

VIDEO: Fort Apache – Administración Obama

Por cierto, en la siguiente imagen pueden leer el acertadísimo resúmen que la web laexcepcion.com realizó al hilo de este programa, enfatizando la indulgencia con la que los contertulios trataron el asunto del criminal legado de Obama:

Y aquí pueden ver a los “comunes” Raúl Cedillo y Guillermo Zapata burlándose de los estalinistas por preferir a Trump o Putin antes que a Obama:

Lo que está fuera de dudas es la magnífica relación de Pablo Iglesias con la revista New Left Review, donde publicó un artículo en la versión inglesa (descargar aquí en PDF) para explicar en qué consistía el nuevo proyecto de su partido.

Claro que el señor Iglesias no es el único miembro de Podemos que mantiene excelentes relaciones con esta revista, ya que Juan Carlos Monedero también tiene algo que decir al respecto:

VIDEO: Juan Carlos Monedero nos habla de su relación con la New Left Review

Ahora bien, si nos fijamos en la línea editorial de la NLR en cuestiones internacionales, nos asalta la misma sensación que experimentamos cuando examinamos los planteamientos de Viento Sur o Izquierda Anticapitalista.

Vean si no cómo el afamado Perry Anderson, que nunca ha ocultado sus simpatías hacia Podemos, presenta a los lectores de esta revista el golpe de Estado en Ucrania en su trabajo “Rusia Inconmensurable” (descargar aquí):

66

Aún más lejos llega Volodymyr Ishchenko en “Las fracturas de Ucrania“(descargar aquí), donde se afirma que en Kiev no hubo ningún golpe de Estado fascista ya que los manifestantes actuaron de manera espontánea y los integrantes del nuevo gobierno eran más partidarios del neoliberalismo que de la agenda de la extrema derecha:

65

Aparte de eso, no deja de ser bastante inquietante que la presentación del regreso de la New Left Review en México tuvo lugar nada menos que en la “Casa Museo León Trotsky“:

Nuestras sospechas empiezan a multiplicarse cuando vemos que un amplio reportaje sobre la presentación del regreso de la New Left Review en España, en el que participaron Prieto del Campo y Emmanuel Rodríguez, fue publicado nada menos que en la web de la Cuarta Internacional Trotskista.

29

VIDEO:  Presentación de la New Left Review. Susan Watkins, Robin Blackburn

Ahora bien, ¿es Perry Anderson trotskista? Si bien él nunca ha admitido públicamente tal cosa, en el trabajo biográfico “Perry Anderson y un mapa polémico del Marxismo” se apunta que en los años ochenta, precisamente cuando Anderson dirigía la New Left Review, empezó a considerar el trotskismo como la única alternativa viable en la que el marxismo podía desarrollar su potencial:

“Pero además, si durante los sesenta la revista había considerado como principales tendencias del marxismo contemporáneo –donde la diferenciación con el stalinismo tenía un lugar central– al marxismo occidental, al maoísmo y al trotskismo, con los nuevos aires que trajo el ascenso de la lucha de clases a partir del Mayo Francés, para Anderson había llegado también el momento de ajustar cuentas políticas. Al marxismo occidental ya había sido caracterizado como “esotérico” en uno de sus artículos; el maoísmo no le parecía aplicable a las condiciones europeas –y estaba entonces en un franco giro a la derecha–. En cambio, Anderson abogaría por recuperar una tradición que, vía la influencia de Deutscher y Mandel, había cobrado peso en la NLR. Consideraciones… es parte de una etapa, que podríamos extender hasta la publicación en 1983 de Tras las huellas del materialismo histórico, en que Anderson consideró al trotskismo como una alternativa para el debate estratégico que la nueva situación planteaba. Pero esto no fue necesariamente compartido por sus colegas, abriendo una serie de debates internos que a su modo Anderson intentará responder en el epílogo que agrega, al momento de su publicación, a su libro.”

Si investigamos más a fondo, descubrimos que importantes editores y miembros  del comité de redacción de la New Lef Review han mantenido intensas relaciones con el trotskismo. Tal es el caso del sociólogo Mike Davis, que además de colaborar con la NRL ha trabajado para Sin Permiso y la Revista “Socialist Review“.

Sobre la línea editorial de Sin Permiso, basta echar un vistazo a este artículo sobre “Alepo y las Izquierdas“, y este otro en donde se ensalza la actividad filantrópica de George Soros.

En cuanto a la Socialist Review, en el artículo “Las revoluciones de posguerra y el movimiento trotskista” se explica la posición que mantuvo esta publicación durante los años de la Guerra Fría:

“Alex Callinicos, actual dirigente de Socialismo Internacional, resume las posiciones de su corriente: “El ‘Socialist Review Group‘ tomó una aproximación similar durante la Guerra Fría, negándose a apoyar al bloque del Este ni al del Oeste. Por el contrario, basó sus esperanzas en la revuelta de la clase trabajadora desde abajo, una posición resumida en la consigna: ‘Ni Washington, ni Moscú, Socialismo Internacional”. Valorando el conflicto Este-Oeste como interimperialista, esta lucha implicaba el derrotismo revolucionario primeramente desarrollado por Lenin durante la Primera Guerra Mundial, más que la ‘estalinofobia‘ schachtmanista.”

Como vemos, una postura “ni-ni” que en nada tiene que envidiar a la que en nuestros días propone Izquierda Anticapitalista…

Pero no crean ustedes que Perry Anderson o Mike Davis fueron los únicos trotskistas que dejaron su impronta en la  NLR. Por el contrario, casi todos sus colaboradores han estado relacionados de una manera u otra con la Cuarta Internacional trotskista.

Así ocurre con el intelectual Michael Löwy, que según  expone el libro “El Foro Social Mundial: desafiando Imperios“:

72

Otro de ellos es Peter Gowan, a la que la editorial Traficantes de Sueños califica de “importante miembro de la redacción de la New Left Review” al mismo tiempo que indica: “fue dirigente, junto a Tariq Ali, de la  Sección Británica de la Cuarta Internacional“.

Un Tariq Ali al que, por cierto, podemos ver en el siguiente video hablando desenfadadamente con Pablo Iglesias sobre…. Trotskismo.

VIDEO: Otra Vuelta de Tuerka – Pablo Iglesias con Tariq Ali (Programa completo)

Dicha conversación fue destacada en la web de kaosenlared.net, en donde informaron que Tariq también fue un importante miembro de la New Left Review, “la revista más apreciada por Pablo“.

98

Por otro lado,  en la página 8 del trabajo de Kepa ArtarazLa revolución cubana en el seno de la Nueva Izquierda británica: Una visión desde el futuro” podemos leer:

“Por ejemplo, no hay duda de que la nueva izquierda británica de mediados de 1965 en adelante estuvo liderada (aunque nunca dominada en términos del número de miembros de que disponía) por agrupaciones de corte Trotskista como el International Socialists (IS) y el International Marxist Group (IMG). Este segundo era considerado como el representante de la Cuarta Internacional en Gran Bretaña y estaba liderado por Robin Blackburn y Tariq Ali, ambos miembros muy cercanos a la dirección de New Left Review.”

Sin ir más lejos, cuando en el portal Rebelión preguntaron al experto en Trotsky Pepe Gutiérrez-Álvarez qué autores actuales trotskistas tienen más interés a su juicio, él no dudó en enumerar a los “tres tenores” de la New Left Review: “Perry Anderson, Robin Blackburn y Tariq Ali“.

Pero el hecho decisivo que nos muestra las tendencias trotskistas de Carlos Prieto del Campo (que como hemos visto es el vicepresidente de la Fundación de los Comunes) es en el listado de 800 firmantes que en el año 2008 apoyaron el Manifiesto de presentación de Izquierda Anticapitalista. Entre los nombres de los firmantes, aparecidos en un artículo de kaosenlared.net (que más tarde copiaron algunos blogs como aquí o aquí), su nombre figura junto con el del conocido filósofo Santiago Alba Rico.

40

Pero no sólo la New Left Review ha servido como reducto intelectual para eminentes trotskistas, sino que en su dilatada historia también ha albergado a multitud de editores muy bien relacionados con las fundaciones globalistas. Ahí tienen a Norman Birnbaum, uno de los primeros editores de esta revista que ha sido miembro de la Corporación Carnegie y de la Fundación Ford, tal como aparece en el PDF dedicado a la conferencia que impartió en Asturias para UGT titulada “Los Estados Unidos y el mundo desde el 11 de Septiembre. El futuro del modelo americano.”

61

60

Por si les queda alguna duda, en el perfil descriptivo de Birnbaum en la Fundación Guggenhein también se menciona su relación con la Fundación Ford.

59

Y eso por no hablar de Anthony Barnett, antiguo miembro del comité editorial de la NLR que, como indica la Wikipedia, es el fundador de la web OpenDemocracy (financiada por el Open Society Institute de George Soros, Fundación Ford, Fundación Rockefeller y un largo etcétera, pinchar aquí para acceder a la lista completa de donantes).

62

Normal que con tales patrocinadores, Anthony Barnett haya realizado desde OpenDemocracy una intensa campaña en favor de los comunes digitales, como podemos comprobar en este artículo escrito por él mismo.

Retornando a Carlos Prieto del Campo, descubrimos que compagina su labor como vicepresidente de la Fundación de los Comunes y editor de la NLR con otro insospechado trabajo. Y es que en la página de Ciudades Democráticas consta que es además Director del Centro de Estudios del Museo Nacional Reina Sofía.

screencapture-ciudades-democraticas-cc-ponentes-carlos-prieto-del-campo-1484941642282

Este hecho cuanto menos sorprendente es confirmado en el portal de la UNED, en donde vemos a Prieto del Campo compareciendo en un acto cultural celebrado en el Reina Sofía.

Pero si ya es desconcartante que un personaje con un historial como el del trotskista del Campo ocupe un cargo tan importante en el Reina Sofía, aún lo es más averiguar que los  vínculos entre la Fundación de los Comunes y esta institución cultural son aún más estrechos de lo que parece.
 
 
 
 
 
-Parte VII: El secreto está en el Reina Sofía
 
 
 
 
Lo primero que nos llama la atención es que, por sorprendente que parezca, desde el Museo Reina Sofía se promociona sin tapujos a la Fundación de los Comunes.

78

De hecho, en los estatutos de la Fundación de los Comunes redactados en noviembre de 2011 (descargar aquí en PDF) ya se especifica que uno de sus principales colaboradores es el Museo Reina Sofía, así como que el objetivo último de esta fundación es el de “pensar y diseñar” una “nueva institucionalidad” basada en los “presupuestos democráticos de horizontalidad e independencia“:

99Si entramos en la web del Museo Reina Sofía, enseguida aparecerá un dato aún más desconcertante: el mismo texto que hoy aparece en el apartado de “la misión” del Reina Sofía, se difundió en abril de 2010 firmado por Manuel Borja-Villel (director del MNCARS) con el título “Hacia una nueva institucionalidad“.

82

83

¿Es mera casualidad que la misión del MNCARS (diseñar una nueva institucionalidad) coincida plenamente con el objetivo que aparece en los estatutos de la Fundación de los Comunes?

Lo chocante es que si nos dirigimos al archivo de colaboradores de este peculiar museo nos encontramos a fundaciones de grandes empresas y corporaciones como Abertis, Inditex, Mapfre, Telefónica, Endesa, La Caixa, Banco Santander

43

Mención especial merecen los patronos corporativos del Reina Sofía, entre los que destacan las fundaciones de auténticos “tiburones financieros” y empresas de gran calado como las del Banco Santander, La Caixa, Mapfre, Abertis y Telefónica,

43Y aún mas aterrador es asomarse al patronato del MNCARS, porque allí aparecen personajes como:

  • Ana Patricia Botín (Banco Santander)
  • César Alierta (Telefónica).
  • Salvador Alemany, ( Abertis)
  • Isidro Fainé Casas, ( La Caixa)
  • Pablo Isla (Inditex)
  • Antonio Huertas Mejías (Mapfre)
  • Ignacio Garralda Ruíz de Velasco (Mutua Madrileña)

También aparece en este listado la figura de José María Lasalle, actual Secretario de Estado para la Sociedad de la Información y la Agenda Digital. 

44

Sin duda, se trata de una circunstancia que llama poderosamente la atención. En esta noticia difundida en 2013 por El Cultural se informaba profusamente sobre ello:

103

De hecho, es bien conocido que la Fundación Banco Santander dona importantes subvenciones al Museo Reina Sofía, como señalaba esta noticia de ABC surgida en 2012:

46

En el archivo PDF oficial del Banco Santander se especifica que el capital invertido al Reina Sofía (1.750.000 euros en total) irá a parar, entre otros proyectos, a subvencionar los seminarios organizados por el Observatorio  Metropolitano de Madrid, que como ustedes saben, forma parte de la red de la Fundación de los Comunes:

84

Por su parte,  la revista de arte Logopress realizó unos ácidos comentarios en torno a los financiadores del MNCARS y su curiosa relación con los “anticapitalistas” en un artículo que fue titulado “Borja-Villel se alía con los ricos del IBEX para financiar al Reina Sofía“.

41

“Bienvenida sea la alianza del arte con el dinero, pero no deja de sorprender que el museo Reina Sofía,  que es el que más cancha da a los anticapitalistas, se descuelgue hoy con esta noticia por la que los principales banqueros y empresarios españoles que aún no estaban en su Patronato pasan a formar parte de él. El siguiente paso, naturalmente, es invitarles a que ejerzan como tales gracias al generoso patrocinio de sus empresas y fundaciones.
 
Curioso que este nombramiento coincida en el tiempo con una de las exposiciones que ofrece hoy el Reina Sofía, “Mínima resistencia”, inspirada en los tiempos del “rojerío” comisariada, precisamente, por Borja-Villel, y que hace justicia algunos de los protagonistas de la Transición.
 
Pero sobre todo que coincida con el ciclo de conferencias en su auditorio por parte del filósofo Michael Hardt sobre la nueva sociedad inspirada en el 15M y en las teorías de Toni Negri, ex miembro de las Brigadas Rojas, por lo que fue juzgado y condenado. Y es que al final por muy idealista que uno sea las exposiciones se pagan con dinero, que no sobra, y más en estos tiempos de crisis en los que Montoro cada vez ata más corto a la Cultura.”

Que el Museo Reina Sofía (y los poderes corporativos que “filantrópicamente” lo financian) han apostado por el 15M lo podemos ver aquí, con un titular que ya lo dice todo: “El 15-M revive en el Reina“:

85

O por ejemplo aquí, desarrollando un curso organizado por el Observatorio Metropolitano llamado “Prospecciones para un pasaje. De la crisis a la democracia“. Dicho curso se presentaba así:

“Vivimos tiempos preñados de acontecimientos. Crisis, bancarrotas, insurrecciones, los violentos bandazos de la situación marcan la velocidad de las mutaciones subjetivas. Pero acaso ¿la situación no ha avanzado también otra “cosa”? ¿Que han sido si no el 15 M, las Mareas, las primaveras y los occupy? Se descubre aquí un pasaje: un estrecho que, por tortuoso que sea, nos lleva de la posibilidad de otro mundo a su efectiva realización. Prospecciones para un pasaje” se propone pensar un poco más de cerca esta última alternativa.
 
La consigna que se propugna se resume, de este modo, en una sola palabra: democracia.”

Claro que si a alguien se le ocurre mirar en la web del museo Reina Sofía para averiguar quién financia este ciclo de actividades destinado a reflexionar sobre el 15M y la “nueva democracia”, descubrirá con asombro que lo hace bajo el mecenazgo de la Fundación Banco Santander.

86

Pero, ¿cómo es posible que los grandes poderes sistémicos (corporativos y financieros) derrochen sus millones en una institución cultural como el Museo Reina Sofía, que dedica una atención tan desmesurada en promocionar a movimientos ‘anticapitalistas’ y subversivos como el 15M y la Fundación de los Comunes?

¿Realmente creemos que los miembros del patronato del MNCARS donan sus fondos por genuino y desinteresado amor hacia la democracia y la libertad de expresión, incluso aunque semejante actividad filantrópica vaya contra sus más básicos intereses?

¿Desde cuándo quienes conforman la espina dorsal del actual sistema capitalista deciden suicidarse al financiar a los colectivos que promueven su desaparición?

¿De verdad nos hemos vuelto tan ciegos que ni siquiera somos capaces de comprender las profundas implicaciones de este clamoroso ejemplo de fabricación y control de la disidencia?
 
 
 
 
-Parte VIII: Smart City o el negocio del Procomún 
 
 
 
 
 
Pese a que muchos estudiosos del urbanismo y los comunes han contrapuesto la economía colaborativa de las “ciudades rebeldes” con el “capitalismo” representado por las Smart Cities, lo cierto es que en la práctica todas estas apuestas que hablan de “ciudades del procomún”, “ciudades de código abierto” o “ciudades democráticas” parecen dejar a un lado sus diferencias y apoyarse entre sí en aras de una causa común de tipo municipalista (como ya hemos visto con Ada Colau y su UCLG apoyando abiertamente las Smart Cities).

Otro tanto ocurre con el ayuntamiento de Madrid, pues si bien es cierto que en público Manuela Carmena no ha mostrado mucho entusiasmo por hacer de Madrid una Smart City, parece que los acontecimientos posteriores contradicen el discurso de la actual alcaldesa. Sin ir más lejos, Carmena entregó casi plenos poderes a su sobrino político, Luis Cueto (a quien algunos medios como El Confidencial califican de “El Alcalde en la sombra” de Madrid). Lo intrigante es que este oscuro personaje vinculado a la AECID ha realizado una notable labor a la hora de proseguir el proyecto de transformación digital de la capital de España, liderando colaboraciones con importantes empresas tecnológicas para convertir Madrid en referencia mundial de las Smart Cities.

Esta paradoja se aprecia claramente cuando comprobamos que hasta el mismísimo profesor “marxista” David Harvey no tiene problemas en acudir como ponente en  las conferencias organizadas por el Smart City Expo World Congress, un evento sobre Smart Cities impulsado por diversas compañías punteras en tecnología como Phillips, Telefónica o Siemens.

91

Lo que no parece casualidad es que el Banco Santander impulse desde su página web las “smart cities” considerándolas una inmejorable “oportunidad de negocio“:

Por otro lado, el Banco Santander es el principal financiador del  Observatorio Virtual de Transferencia de Tecnología (OVTT), un proyecto que pretende “impulsar la transferencia de conocimiento y tecnología, la innovación y el emprendimiento en Iberoamérica”.

93

El OVTT afirma que este proyecto permite la eficiencia, la colaboración y la innovación de los emprendedores de toda Iberoamérica:

“Ser un instrumento de mediación tecnológica en red que, a través de esta plataforma virtual, facilita el acceso a información científica y tecnológica disponible en Internet a empresarios, investigadores y emprendedores, para que la apliquen eficientemente en su actividad profesional y genere oportunidades de colaboración e innovación en Iberoamérica. Promoviendo, con ello, la importancia de implementar prácticas de vigilancia tecnológica y el uso avanzado de Internet en proyectos de I+D+i emprendedores.”

Y dede luego, tanto en la página web de la OVTT como en su cuenta de Twitter observamos que este proyecto del Banco Santander está muy interesado en el negocio de las ciudades inteligentes:

Uno de los principales colaboradores del OVTT es el arquitecto, urbanista e investigador Domenico Di Siena (@urbanohumano), quien asegura ser experto en Selient Cities (una variante de Smart Cities), Commons y Open Government.

De hecho, Domenico di Siena es todo una eminencia en el estudio del promocún, tanto es así que es el desarrollador del proyecto Think Commons (“Pensar los comunes“), tal y como se afirma desde su web:

“Think Commons es una plataforma de pensamiento en red. Un entorno transmedia que promueve el debate y genera conocimiento sobre procomún, creación colectiva, colaboración, cultura libre y open government.”

Visto lo cual, ¿a quién le sorprende ver a Domenico Di Siena apareciendo en las conversaciones de 15M.CC hablando, como un “indignado” más, de lo importante que para él fue el movimiento 15M?

VIDEO: 15M.cc – conversación con Domenico di Siena

Pero no sólo el Banco Santander ha estado involucrado en la promoción de las Smart Cities: aquí pueden ver una entrada en la web de Telefónica (quien también financia a la Fundación de los Comunes a través del Reina Sofía) en la que presume de que gracias a su labor España es el país europeo con más ciudades inteligentes.

También Mapfre, otra de las corporaciones que financia al Museo Reina Sofía, ha hecho una importante campaña en defensa de las Smart Cities:

Y también Abertis, cuya filial de telecomunicaciones Abertis Telecom ha desarrollado proyectos de Smart Cities en varias zonas de Cataluña:

Por otra parte,  el antropólogo José Mansilla en su artículo “Algo va mal con las Smart Cities” nos cuenta que en su investigación por averiguar quién se hallaba detrás del entramado institucional que está liderando el proyecto de convertir Barcelona en una Smart City, descubrió que entre las empresas que componen el patronato de la Fundación Barcelona Digital Technology Centre se hallaban empresas como Abertis, Telefónica y, sobre todo, Caixabank:

“Mi desconfianza ante la construcción del discurso oficial de Barcelona como smart city me llevó, hace unas semanas, a investigar un poco sobre el entramado institucional que lo envuelve y, más que información, encontré humo, aunque este casi se podría calificar como tóxico. Entre los ejemplos de este humo tendríamos la Fundación Barcelona Digital Technology Centre, en cuyo Patronato, además del Ayuntamiento de la ciudad y la Generalitat, es posible encontrar a empresas como Abertis Infraestructuras, CaixaBank, Capgemini, Fujitsu, Hewlett Packard, IBM, Tecnocom, T-Systems, la Cambra Comerç de Barcelona, la Fundación ESADE, la Universitat Oberta de Catalunya, la Universitat Politècnica de Catalunya, la Universitat Pompeu Fabra y la Universitat Rovira i Virgili, e invitados permanentes como Microsoft, Oracle y Telefónica. Cosa curiosa es que la presidencia de dicho Patronato recae sobre CaixaBank. La misión de dicha Fundación es la de “impulsar el crecimiento del sector de las TIC y la transformación empresarial hacia la nueva Sociedad Digital, mediante la investigación y el desarrollo de nuevos productos y servicios intensivos en conocimiento y de alto valor añadido, para la mejora de la competitividad de la economía catalana”. Mientras escribo estas líneas, su página web solo cuenta con la Memoria para 2013, aunque lleva funcionando desde hace unos años. Y en concreto, dentro de dicha Memoria, aparte del humo tóxico discursivo que antes referí, en el apartado económico solo aparecen datos relativos a ingresos y no a gastos, con lo que no es posible delimitar su balance.”

Qué curioso que Caixabank, a través de la Fundación La Caixa, sea otra de las entidades que donan generosos ingresos al MNCARS. Como por cierto también sucede con Inditex, una empresa que según La Vanguardia  está muy interesada en las Smart Cities:

Aquí habría que mencionar el caso de Jose María Lasalle, el secretario de Estado para la Sociedad de la Información que forma parte del patronato del Museo Reina Sofía, quien fue el encargado de firmar el convenio para dar luz verde al proyecto “Santander Smart Citizen“, una inciativa seleccionada por la ‘II Convocatoria de Ciudades Inteligentes’ de la Agenda Digital para España y que permitirá implantar en la capital cántabra una tarjeta con la que los ciudadanos podrán realizar “trámites y recibir información, e incluso efectuar pagos“.

Lo que poca gente sabe es que algunos meses antes el alcalde de Santander (y presidente de la Red Española de Ciudades Inteligentes- RECIíñigo de la Serna confesó que detrás de esta iniciativa estaban importantes corporaciones como Telefónica o el Banco Santander:

Este es el mismo íñigo de la Serna, amigo de los grandes poderes corporativos y un admirador empedernido de la figura de Emilio Botín, quien en 2014 recibió el premio “Gobierno Abierto” por su gestión de la ciudad de Santander mientras admitía su colaboración con empresas como IBM, Microsoft, Telefónica o el Banco Santander.

Pues sí señores: este mismo Íñigo de la Serna es el que aparece en una entrevista para la web Interempresas.net en donde afirma como presidente del RECI que la economía del futuro estará basada en la economía colaborativa y el paradigma del procomún:

Por último y como resumen. Echándole imaginación, ¿cómo serán nuestras ciudades en 15, 20 años?
 
Creo que nadie puede aventurar cómo van a ser las ciudades en 15 ó 20 años. Hay que tener en cuenta que hace apenas cinco años no manejábamos siquiera tabletas y hoy en día gran parte de nuestra actividad se desarrolla con este dispositivo. Es muy difícil saber en ese período lo que va a ocurrir. Lo que sí es cierto es que nos dirigimos a una ciudad en la que se está formando un ecosistema completamente distinto, y en la que estará desarrollado ya de una manera importante el concepto de ‘cocreación´.
 
Los ciudadanos son, no sólo consumidores (como ocurre ahora) de bienes y servicios públicos, sino que serán también productores. Producirán iniciativas a partir del Big Data (de la información que se abre por parte de las administraciones), producirán aplicaciones móviles, herramientas a través de las impresoras en 3D y, por lo tanto, no tendrán que adquirirlas a determinadas empresas. Además se establecerán sistemas, como ya se empieza a apuntar, colaborativos. La economía del procomún colaborativo mediante el cual ese consumidor que a la vez es productor pone los bienes a disposición de la gente de una manera muy rápida, con muy poco coste, también con un beneficio marginal muy pequeño y llegando a muchísima gente a la vez lo que, probablemente, generará un cambio en el paradigma económico.
 
La economía no se entenderá en la forma en la que se entiende ahora cuando exista ese nuevo concepto de creación y producción compartida, en la que todo será muy accesible a muy bajo precio. Intuimos ya cosas que están pasando, como cuando vemos que una aplicación móvil desmorona un sistema tradicional como es el de los taxis, o cuando vemos lo que pasa con Amazon o eBay, que trastoca los sistemas de comercio tradicionales o el sector audiovisual. Todo eso irá extendiéndose a todos y cada uno de los servicios públicos y nos encontraremos en una sociedad completamente distinta, sobre todo, en el concepto económico y social de nuestras ciudades.

Quizá ahora empezemos a entender el convenio producido en 2010 entre el Museo Reina Sofía y el Ayuntamiento de Santander con objeto de “crear un marco de colaboración para planificar y llevar a cabo proyectos culturales entre el Reina Sofía y el Museo de Bellas Artes de Santander“.

Una colaboración que más tarde cristalizó en la puesta en marcha por de la Serna del proyecto de crear en Santander una sede asociada del Museo Nacional Reina Sofía vinculada al Archivo Lafuente.

Claro que también podemos preguntarnos por qué fundaciones como las de Telefónica o el Banco Santander parecen tan decididas en apostar por la economía colaborativa, como podemos comprobar pinchando aquí o aquí. Observen como tres de las fundaciones que están detrás del Museo Reina Sofía (Banco Santander, Telefónica y Caixabank) no tienen el menor reparo en financiar proyectos que impulsan la economía colaborativa  como Yaap Digital Services:

Para seguir con los interrogantes, no estaría de sobra  preguntarnos qué hace David Harvey aseverando en una entrevista que las monedas digitales o virtuales como el Bitcoin serán clave para el proceso de transición entre la economía capitalista y la “sociedad de los bienes comunes” que profetiza en sus libros.

¿Creen ustedes que es mera casualidad que en los últimos años el Banco Santander haya invertido en la tecnología Bitcoin, como  informó la CCN a finales de 2016?

VIDEO: CNN – banco santander invierte en tecnologia del bitcoin

¿Realmente podemos creer que personajes como Ana Patricia Botín son capaces de invertir en una tecnología que, según eminentes teóricos de la izquierda como el profesor Harvey, está destinada a finiquitar el sistema capitalista en un futuro no muy lejano?
 
 
 
 
 
-Epílogo: La Conspiración de los Comunes
 
 
 
 
 
La información proporcionada en este dossier muestra que en contra de lo que pueda parecer, la nueva cultura del “Open Government“, “procomún“, la “economía colaborativa” o “las ciudades rebeldes” no sólo no representa ningún peligro para los poderes corporativos y del Gran Capital, sino que son precisamente tales poderes y sus fundaciones filantrópicas los que están provocando la difusión de estos ‘revolucionarios’ conceptos entre la llamada ‘cultura alternativa’ con el propósito de que, una vez generalizados entre la población urbana, se produzcan los ‘cambios sociales’ que ellos y sus think tanks llevan diseñando durante años.

Para ello, estos poderes corporativos se sirven de movimientos  de la izquierda sistémica (sobre todo los de inclinación trotskista) a los que se les otorga un aura “anticapitalista” acompañada de una gran atención mediática, con el objetivo de preparar la mentalidad  de la población para las reformas del Sistema que ellos planificaron cuidadosamente y que ahora presentan como espontáneas demandas de la sociedad civil.

Si analizamos la realidad que se esconde detrás del discurso de Podemos y sus confluencias municipalistas de manera objetiva y sin dejarnos llevar por las falsas apariencias, podemos concluir que lejos de ser un movimiento de “los de abajo“,  estamos ante un mero instrumento del Gran Capital para desarrollar, mediante un complejo proceso de ingeniería social, un nuevo paradigma económico e institucional de tipo tecnotrónico del que ya hablan economistas como Jeremy Rifkin, y cuya finalidad es el de salvar las bases del actual Sistema y sus élites, prescindiendo de la clase política y aupando al  poder a una casta de tecnócratas dirigidos por los grandes poderes corporativos.

Estos tecnólogos sin escrúpulos, para los que quienes conformamos la sociedad no somos más que un puñado de ratones de laboratorio con los que experimentar sus nuevos modelos económicos “sostenibles” y tecnopolíticos, son los primeros en hacernos creer que somos nosotros, “el pueblo”, quienes tenemos el control de la situación, propagando el mito de que fue la “sociedad civil” la que de pronto despertó y decidió poner en marcha esta pretendida “revolución”.

En una postrera y colosal nueva era del Capitalismo en ciernes, la Gran Distopía Global que intuyeron intelectuales como Aldous Huxley no es una quimera ni una visión pesimista sobre el futuro, sino que es una realidad que ya esta aquí, desafiante, entre nosotros.

Pero aún no es demasiado tarde. Hemos identificado al enemigo, su dinámica y su propósito. Ahora sólo queda esperar a que las personas decentes tomen conciencia de todo cuanto acabamos de exponer y se decidan a frenar la totalitaria dictadura que nos quieren imponer. Demasiadas cosas están en juego y sin una reacción contundente y decidida, el daño que se inflingirá contra quienes aún hoy defendemos a la clase obrera será imposible de revertir.

Soy Andrei Kononov. Desde Colectivo Utopía, seguiremos informando.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s